Etiqueta: Clásicos literarios

El misterioso caso de Styles de Agatha Christie (reseña)

El 15 de setiembre se celebra el nacimiento de una de mis escritoras favoritas y para mí la maestra de la novela de detectives: Agatha Christie. Además, este 2020 se cumplen 100 años desde que llegó a las manos de los lectores su primer libro titulado El misterioso caso de Styles, obra que fue publicada por primera vez en los Estados Unidos en octubre de 1920 y en el Reino Unido en 1921.

Hastings y Poirot

En esta historia el capitán Hastings ha regresado de la guerra y es invitado por su amigo John Cavendish a pasar una temporada en la residencia de Styles. Las vacaciones se arruinan cuando Emily Cavendish, madrastra de John y dueña de la mansión, aparece muerta en su dormitorio. Al principio se cree que murió de un paro cardiaco, pero más adelante se comenzará a sospechar que fue envenenada. Situación que permitirá que aparezca, por primera vez, el detective Hércules Poirot, del que Hastings es amigo y colaborador,  y ponga en funcionamiento su característica inteligencia. También se presentará en escena el inspector Japp, personaje recurrente en posteriores novelas de Christie. 

Hastings, Poirot y el inspector Japp en la película que se realizó basada en el libro.
Fuente: abc.es

Los habitantes de la mansión Styles

En algunas ediciones se presenta una útil guía del lector, ya que en la obra intervienen casi una veintena de personajes, lo que puede generar confusión e impedir que se disfrute del caso. En la mansión, ubicada en Essex (Inglaterra), viven los hijastros de Emily, la esposa del mayor de ellos (John Cavendish), Alfred Inglethorp (segundo esposo de Emily), Cynthia Murdoch (protegida de Emily), Evelyn Howard (mejor amiga de Emily) y los sirvientes. Además, se incluyen un par de diagramas para conocer la distribución de la casa y conocer qué dormitorio pertenece a cada miembro de la familia. Información que será muy útil para que Poirot vaya descifrando quién miente sobre en qué lugar estaba al momento del crimen. 

Poirot y el asesino

Las pruebas que empiezan a aparecer requieren que el lector esté muy atento, ya que Poirot no suelta prenda y no comparte sus hallazgos con Hastings. A lo largo de las páginas hace que su amigo y todos los que estamos leyendo nos devanemos los sesos buscando al asesino. Comienzan los spoilers. Inicialmente todos los hechos apuntan a Alfred Inglethorp, ya que se convertirá en un viudo muy rico, pero el detective se empeña en impedir que sea juzgado. A pesar de que el hombre no tiene una coartada sólida, estuvo ausente la noche del asesinato y el farmacéutico del pueblo declara haberle vendido un veneno. 

Portada del libro El misterioso caso de Styles. Foto: Sandra Vanessa Ramírez Checnes.

No todos son lo que parecen 
Los dos hijastros de Emily Cavendish son acusados por el asesinato, pero es John quien se lleva la peor parte, ya que en horas previas a la muerte de su madrastra discutió con ella de forma acalorada. Vienen más spoliers. Por otro lado, las huellas de Lawrence, hermano menor de John, aparecen en una botella con estrictina (veneno) del dispensario en el que trabaja Cynthia Murdoch. ¿Cómplices del asesinato? Sí, existen un par de cómplices, pero no son ellos. ¿Serán la esposa de John y su amigo el toxicólogo? 

Finalmente, debo comentarles que me gustó el libro sobre todo porque pude acompañar a Hércules Poirot en su primera investigación. Además, fue excitante verlo desenmascarar a la mente maestra del crimen. Los invito a disfrutar de este clásico de las novelas de detectives y sobre todo a seguir leyendo a Agatha Christie.  

Los tres mosqueteros de Alejandro Dumas (reseña)

“¿Por qué el libro se llama Los tres mosqueteros, si cuando lo lees te das con la sorpresa de que D’Artagnan es prácticamente un cuarto mosquetero?” He escuchado ese comentario de varios de mis amigos y amigas al adentrarse en este clásico de más 700 páginas. La explicación que me agrada es cómo cambia la vida de D’Artagnan al conocer a los que serán sus colegas de armas y amigos de corazón: Athos, Porthos y Aramís.

Esta novela histórica no es, totalmente, producto de la imaginación de Dumas, sino que él se inspiró en los manuscritos que descubrió en la Bibliothèque Nationale: Memorias del señor D’Artagnan, teniente capitán de la primera compañía de los mosqueteros del rey, de Gatien de Courtilz de Sandras (Colonia, 1700). El dato anecdótico es que Dumas se quedó con el libro cuando regresó a París y nunca lo devolvió a la biblioteca pública de Marsella. Mi nivel de indignación es alta ante este hecho a pesar de que la novela me gustó mucho.

Portada de Los tres mosqueteros de Alejandro Dumas. Foto: Sandra Ramírez Checnes.

Juego de ajedrez a gran escala
Esta novela de aventuras en la que los duelos se dan en cada esquina, y defender el honor vale más que la vida misma, se asemeja a un juego de ajedrez. En sus páginas son el Cardenal Richelieu y el rey Luis XIII de Francia quienes se enfrentan en el tablero de ajedrez, pero desde mi percepción los jugadores reales son el primero y el duque de Buckingham. Viene un spoiler. Ambos utilizan como piezas del juego a los reyes y súbditos de sus respectivos países con tal de conquistar el amor de la reina, Ana de Austria, o vengarse de ella.

La reina, Ana de Austria, y el Cardenal Richelieu. Foto: Sandra Ramírez Checnes.

Lo fácil que es enamorarse
Me llama la atención las encendidas pasiones que se suscitan en la historia. Una mirada basta para jurarse amor eterno y un desaire para desatar un odio sin igual. Viene otro spoiler. Ejemplos de estos amores son: Aramis y su amada (fiel a la reina), D’Artagnan y Constance Bonacieux, el duque de Buckingham y la reina. De los odios: Cardenal Richelieu y la reina, Milady de Winter y Buckingham, D’Artagnan y Milady (ella no perdonará su engaño al haber suplantado a su amante de turno). Sí, Milady odia a varios y es odiada por otros tantos (la lista es bastante larga).

Amores malditos
D’Artagnan y sus amigos sufren penurias económicas, pero sobre todo están a punto de morir en cada misión en la que se embarcan. Lo curioso es que no les importa mientras estén seguros de que su amada les corresponde. Lamentablemente, este sentimiento no es suficiente para asegurar la felicidad de nuestros personajes. Viene otro mega spoiler. Buckingham muere desangrado, en su palacio, sin volver a ver a Ana de Austria. A su vez D’Artagnan atesora entre sus brazos a la valiente Constance, quien muere a causa del veneno suministrado por Milady.

Ilustración en la que aparecen Los tres mosqueteros y D’Artagnan. Foto: Sandra Ramírez Checnes.

Milady de Winter
Aparece un par de veces en la primera parte y se roba el protagonismo en la segunda. Este personaje es fascinante y me pregunto cómo sería la historia contada desde su punto de vista. Es un ser vengativo con mucha habilidad para utilizar a los demás. Spoilers por doquier. Su capacidad para manipular a las personas llega a un nivel magistral al convencer a John Felton, hombre de confianza de su cuñado, para que asesine al duque de Buckingham. Sus ansias de venganza y sangre fría son tangibles al arrebatarle la vida a la joven Constance y luego morir sin siquiera nombrar a su pequeño hijo.

Ilustraciones en las que aparece Milady de Winter. Foto: Sandra Ramírez Checnes.

Un libro largo pero con una narrativa atrapante. Me atrevería a decir que se compara con una película de acción de nuestra época. Todo el tiempo está sucediendo algo. Altamente recomendado para quienes disfrutan de los clásicos donde confluyen amores, odios, luchas de poder e intrigas por doquier.

Ficha técnica del libro: Los tres mosqueteros de Alejandro Dumas.
Ilustraciones: J.A. Beauce y F. Phillippoteaux.
Editorial: Biblok.
Número de páginas: 754

Persuasión de Jane Austen

Persuasión de Jane Austen nos narra la historia entre la joven Anne Elliot y el marino Frederick Wentworth. La obra se centra en el compromiso, no concretado en matrimonio, de los protagonistas. Confieso que tenía muchas ganas de leerla, ya que fue publicada de manera póstuma en 1818 y soy fan de la forma crítica de escribir de la autora.

Portada libro Persuasión de Jane Austen. Foto: Sandra Vanessa Ramírez Checnes.

Sin embargo, no la encontré tan potente/deliciosa como Orgullo y Prejuicio, ya que tiene un ritmo más pausado, pero presenta temas interesantes que vale la pena comentar.  

Lo primero, lo difícil que es crecer en una familia superficial y clasista. Mr. Elliot, padre de Anne, es tan vanidoso y se regodea en su título de lord que ya llega a ser ridículo. La hija mayor es una fiel copia del padre y Mary, la otra hermana, desea ser el centro de atención en todo momento. Realmente, Anne tiene una paciencia de oro para tolerar a su particular parentela. 

Segundo, se vuelve a tocar el tema de que las mujeres debían casarse con un hombre rico si deseaban tener una buena vida. Es decir que el matrimonio era un acuerdo comercial en el  que los sentimientos eran lo de menos. Recordemos que en esa época, las mujeres no tenían derecho a la herencia ni al patrimonio propio.  

Tercero, la importancia de la madurez para saber qué queremos en la vida. En el caso de Anne, el llegar a ser una mujer madura la ayuda a disfrutar de la felicidad de los demás sin envidia, a saber manejar situaciones difíciles y sobre todo a desarrollar una voz propia. 

Ilustración de Dália Adillon. Edición de Alma Clásicos ilustrados. Foto: Sandra Vanessa Ramírez Checnes.

Finalmente, un tema que logra conmoverme es cómo Anne se siente más feliz y en familia entre extraños que con sus propios parientes. Aquí viene un spoiler, pero debo mencionar que me da mucha pena cuando ella siente que no tiene un hogar acogedor que ofrecerle al hombre con el que piensa compartir su vida. Al contrario, siempre está aprehensiva pensando que pueden hacerle un desaire o humillar a Frederick. 

Un libro recomendado para los amantes de los clásicos y los fans de la pluma de Jane Austen. También pueden leer mi reseña sobre Orgullo y prejuicio para seguir conociendo la obra de esta autora británica.

Ilustración de Dália Adillon. Edición de Alma Clásicos ilustrados. Foto: Sandra Vanessa Ramírez Checnes.

El sabueso de los Baskerville

Estamos a punto de terminar octubre y esta novela de Arthur Conan Doyle es una buena recomendación para los amantes del misterio y de lo tenebroso. Ya que el sabueso y su espeluznante andar por el páramo, hace correr un airecito helado por la espalda del lector más tranquilo. En mi caso, no me gustan los textos que dan ni media pizca de miedo, ya que siempre leo de noche. Pero como soy super fan de Sherlock Holmes no podía dejar de leerla a pesar de que sabía, en líneas generales, de qué iba.  

En este libro, Doyle nos presenta la maldición que acompaña a la familia Baskerville y cómo son perseguidos por un sabueso infernal que los lleva a la muerte. Watson deberá acompañar al último de los Baskerville para que se establezca en la casa familiar y no corra peligro alguno al hacerlo. Además, de gustaron mucho las cartas que enviaba el doctor Watson, a modo de reporte, a Holmes; ya que muestran el fuerte compromiso que tenía con la tarea asignada.  

Cabe resaltar que en esta historia se mezclan lo sobrenatural y lo detectivesco. Además, . Claro que cuando aparece es para revelarnos quién es el verdadero monstruo del páramo.  

Libro recomendado para los lectores que gustan de los clásicos. 

20190901_183511
Portada del libro El sabueso de los Baskerville. Foto: Pedro Rivas Ugaz

Orgullo y prejuicio de Jane Austen (reseña)

Orgullo y prejuicio es mi libro favorito de Jane Austen. La autora inglesa maneja un tono sarcástico y sutil a la vez. La crítica a la sociedad del siglo XIX, en el que está ambientada la historia, tiene como punto principal el rol de la mujer en esa época, ya que ellas no podían heredar y tampoco desarrollar actividades profesionales. Es decir que tenían que casarse para poder tener un sustento económico asegurado, por lo que resulta lógico que las jóvenes y sus madres se dedicaran a la “cacería” de esposo para sus hijas.

Portada del libro Orgullo y prejuicio de Jane Austen. Foto: Sandra Ramírez Checnes. 

La familia Bennet
La historia gira en torno a la familia Bennet, compuesta por una pareja de esposos y sus cinco hijas (Jane, Elizabeth, Mary, Kitty y Lydia). Ellos viven en la zona rural de Inglaterra. Elizabeth Bennet, la segunda hija, es la protagonista del libro. Lizzie, como la llaman sus seres queridos, es una mujer inteligente, amante de los libros, de personalidad fuerte y que no está en busca de esposo. Podríamos considerar a Lizzie como una adelantada a su tiempo y si viviera en la actualidad sería una flamante representante del feminismo.

Un adinerado galán
La llegada del señor Bingley, su hermana Caroline y el señor Darcy, mejor amigo del primero, causarán toda una conmoción en Meryton, lugar imaginario y cercano a Londres en el que se desarrolla la historia. El libro inicia cuando la señora Bennet exige a su esposo que vaya a visitar al señor Bingley, ya que es muy rico y sería el perfecto esposo para alguna de sus hijas. El señor Bennet juega con los nervios de su esposa al decirle que no irá a visitarlo, cuando en realidad ya lo ha hecho. Es común leer a lo largo de la historia cómo los personajes hablan de dinero, al pensar en una posible pareja, antes que de amor .

Lizzie y el señor Darcy
La relación entre nuestra protagonista y el orgulloso señor Darcy se inicia con el pie izquierdo. Él le hace un desplante y ella lo prejuzga sin conocerlo. Se vienen spoilers. Incluso lo condena por acciones que llegan a sus oídos gracias al encantador, pero poco confiable George Wickham, quien creció con el señor Darcy. El ingenio y poco convencional accionar de Lizzy lograrán atravesar la coraza del señor Darcy hasta el punto que él le ofrecerá su mano en matrimonio. Ella lo rechazará por obstruir la relación entre su hermana Jane y el señor Bingley. Más adelante Fitzwilliam Darcy se resarcirá ayudando a la familia Bennet en el bochornoso matrimonio entre la inconsciente Lidya y el inmoral Wickman. También logrará que se concrete el compromiso de la hemana mayor de Lizzie y el señor Bingley.

Primeras impresiones
Santiago Posteguillo en su libro La noche en que Frankestein leyó el Quijote nos narra cómo llegó a ser publicado este libro. El título original de esta maravillosa obra era Primeras impresiones y fue rechazada por los editores Cadell. Señalaron que era por la edad de la autora, Jane tenía veintiún años, pero lo hicieron sobre todo porque el dueño de la editorial no quería arriesgarse a publicar libros escritos por mujeres. Henry Austen, hermano de la autora, logró convencer al editor Thomas Egerton para que publicara Sentido y sensibilidad, pero eso fue 14 años después de la negativa de Thomas Cadell. El éxito del primer libro de Austen logró que en 1813, dieciséis años después de su rechazo, Orgullo y prejuicio viera la luz.

Les recomiendo que no se pierdan la obra de Jane Austen y que comiencen leyendo Orgullo y prejuicio. Es un libro que los hará reflexionar, estar en vilo e incluso reír. Algunos personajes son tan caricaturescos que no podrán aguantar la carcajada. También pueden leer mi reseña de Persuasión, la última obra de la autora.

Cortesía de la University of Texas Libraries, The University of Texas at Austin.

El mundo perdido de Arthur Conan Doyle

El mundo perdido es una novela del escritor escocés, Arthur Conan Doyle. La historia fue publicada en 1912 y narra el viaje al Amazonas del excéntrico profesor Challenger junto al joven periodista Ned Mallone, el aventurero lord John Roxton y el profesor Summerlee.  Es increíble como una ficción escrita hace más de cien años no pierde vitalidad y es capaz de capturar al lector en este mundo detenido en el tiempo. Entre sus páginas conviven pterodáctilos, gigantescos herbívoros y hombres prehistóricos. ¿Les gustan los libros ambientados en lugares recónditos? 

el mundo perdido
Portada de El mundo perdido. Foto: Sandra Ramírez Checnes.