Persuasión de Jane Austen

Persuasión de Jane Austen nos narra la historia entre la joven Anne Elliot y el marino Frederick Wentworth. La obra se centra en el compromiso, no concretado en matrimonio, de los protagonistas. Confieso que tenía muchas ganas de leerla, ya que fue publicada de manera póstuma en 1818 y soy fan de la forma crítica de escribir de la autora.

Portada libro Persuasión de Jane Austen. Foto: Sandra Vanessa Ramírez Checnes.

Sin embargo, no la encontré tan potente/deliciosa como Orgullo y Prejuicio, ya que tiene un ritmo más pausado, pero presenta temas interesantes que vale la pena comentar.  

Lo primero, lo difícil que es crecer en una familia superficial y clasista. Mr. Elliot, padre de Anne, es tan vanidoso y se regodea en su título de lord que ya llega a ser ridículo. La hija mayor es una fiel copia del padre y Mary, la otra hermana, desea ser el centro de atención en todo momento. Realmente, Anne tiene una paciencia de oro para tolerar a su particular parentela. 

Segundo, se vuelve a tocar el tema de que las mujeres debían casarse con un hombre rico si deseaban tener una buena vida. Es decir que el matrimonio era un acuerdo comercial en el  que los sentimientos eran lo de menos. Recordemos que en esa época, las mujeres no tenían derecho a la herencia ni al patrimonio propio.  

Tercero, la importancia de la madurez para saber qué queremos en la vida. En el caso de Anne, el llegar a ser una mujer madura la ayuda a disfrutar de la felicidad de los demás sin envidia, a saber manejar situaciones difíciles y sobre todo a desarrollar una voz propia. 

Ilustración de Dália Adillon. Edición de Alma Clásicos ilustrados. Foto: Sandra Vanessa Ramírez Checnes.

Finalmente, un tema que logra conmoverme es cómo Anne se siente más feliz y en familia entre extraños que con sus propios parientes. Aquí viene un spoiler, pero debo mencionar que me da mucha pena cuando ella siente que no tiene un hogar acogedor que ofrecerle al hombre con el que piensa compartir su vida. Al contrario, siempre está aprehensiva pensando que pueden hacerle un desaire o humillar a Frederick. 

Un libro recomendado para los amantes de los clásicos y los fans de la pluma de Jane Austen.

Ilustración de Dália Adillon. Edición de Alma Clásicos ilustrados. Foto: Sandra Vanessa Ramírez Checnes.